El cifrado de WhatsApp ya es una realidad para los mil millones de usuarios que a diario utilizan esta aplicación de mensajería instantánea. Y es que, en un contexto tan complejo como el actual, la app de Facebook no podía demorar más su cifrado extremo a extremo,“end to end”. Por un lado, tras la polémica que ha enfrentado a Apple y al FBI por la investigación de San Bernardino (California); y, por otro, ante el acuciante despegue de competidores como Telegram o Snapchat, era un imperativo tomar esta medida. Y así lo acaba de anunciar. Pero, ¿qué nos aporta, realmente, en la práctica? ¿Cómo sabemos si tenemos activado este mecanismo de protección de información?

La nueva actualización del gigante de la mensajería instantánea, basada en el sistema Signal Protocol, permite mantener conversaciones y llamadas privadas y seguras, tanto en formato texto como en vídeo, foto, audio o chat grupal, y se extiende, incluso, a los adjuntos. Todo ello gracias a una contraseña única y temporal y solo conocida por el emisor y receptor. Ni siquiera es accesible para la propia compañía. Además, cada mensaje tiene su propio “candado” o código y solo se guardan en el dispositivo de los interlocutores. Por lo tanto, solo puedesleer el contenido de los chats desde los propios dispositivos, una vez desbloqueados. En otras palabras, ahora son los propios clientes quienes guardan sus claves.

Sin duda, es un paso más en la protección de la información, que puede tener grandes resultados, ante un posible ataque de suplantación de la identidad. No obstante, también tiene letra pequeña. En este sentido, los expertos advierten que este nuevo mecanismo de WhatsApp viene deshabilitado por defecto. Para comenzar a disfrutarlo, solamente tendremos que actualizar la aplicación, manual o automáticamente, según nuestra configuración personal. Además, sabremos que está activado, si visualizamos el indicador en nuestra pantalla de contacto o grupo.

Datos no cifrados

Distintos profesionales del sector ya han alzado sus voces contra esta actualización. Si bien es un blindaje en toda regla de los mensajes (cero intromisiones durante su envío), hay datos que permanecerán visibles para el servidor. WhastsApp no permite todavía un borrado seguro del número de teléfono de los interlocutores, así como del día y de la hora de envío de los mensajes. Esta información aún queda excluida del nuevo sistema de cifrado.

Buenas noticias, si eres uno de los millones de adictos a esta plataforma. Y es que, curiosidades de Internet aparte, seguro que te quedarás boquiabierto al saber que el 72 % de los usuarios consulta el panel de WhatsApp al menos una vez por día, y el 23 % de los selfies que se hacen diariamente, en todo el mundo, se distribuye mediante esta aplicación.

Fuentes de información:

20 minutos
El País
ABC
Xataka
Marketing 4 eCommerce
Blog La Caixa

¿Quieres más información?

Resuelve tus dudas y obtén un presupuesto personalizado.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies